Mindful Kids

“La armonía de los colores debe fundarse únicamente en el principio del contacto adecuado con el alma humana, es decir, en lo que llamaremos el principio de la necesidad interior” Kandinsky.

Dicen que en Costa Rica a la gente no le gusta leer pero en mi experiencia por este maravilloso país caigo en la cuenta que la exhuberante naturaleza que los rodea y la “pura vida” que los caracteriza hay nuevas formas de lectura: La lectura de la vida y el sentir. A través de este breve escrito buscamos presentar nuestro proyecto “Mindful Kids” que es un canto a la creatividad y un estímulo para que nuestros chiquillos puedan vivir más tranquilos con ellos mismos y disfrutar de su paz interior desplegada al servicio de la creación artística.

“Mindful Kids” es una escuela de orientación hacia la armonía interior de los niños. Es un camino seguro hacia la atención plena y la concentración enfocada a disfrutar las pequeñas cosas de la vida con apreciación estética y contemplativa del ambiente que les rodea. Para lograr estos objetivos creamos una estructura que involucra los tres escenarios naranja: Arte performativo, Yoga y Cocina Creativa.

Como lo leíamos en el epígrafe de Kandinsky la armonía del alma depende de descifrar la necesidad interior que tenemos. Esa búsqueda encuentra eco en los tres escenarios descritos que están sólidamente diseñados para ir llevando al niño de la mano en una experiencia de Atención y soltura, espontaneidad y técnica, claridad y desarrollo de la creatividad.

El Arte performativo es el inicio del camino y a través de la pintura y las técnicas de artistas famosos involucramos al niño en el trabajo que lo toma desprevenido y empieza a moldear su atención. En términos precisos vamos conquistando la dopamina del cerebro que regula nuestra atención plena , si somos dueños de ella podemos direccionar nuestra vida sin ataduras ni esclavitudes mentales. Una vez usadas las manos para pintar y el cerebro ha tenido una primer dosis de mensajes positivos y recurrentes, pasamos al Yoga.

Yoga. Disciplina oriental que recibe al niño con su cuerpo dispuesto a seguir explorando su dinámica interna. Allí la atención es total y la dopamina presiente que empieza  a tener dueño y es la voluntad misma del infante. Imitación de movimientos de animales, conciencia de los músculos y motivación por las instrucciones de la magnífica maestra terminan de relajar los niños y ahora aquello que pudo ser dispersión o mala canalización de sus energías ya toman un cauce de Armonía y con estos ingredientes pasa a la cocina.

Cocina Creativa. Colores, olores, sabores pero sobre todo seguir instrucciones y concentrarse en la preparación completan la trilogía exitosa que permiten al niño a través de la preparación y degustación de alimentos, sorprenderse de saber que es verdaderamente atento y puede concentrarse con facilidad. Ahora a disfrutar el menú A la naranja.

Joseph. 2018.

IMG_0302.JPG
Elisa Marin